Dibujamos los diseños de los zapatos a lápiz, sin ordenador, escogemos los materiales muy cuidadosamente y los hacemos realidad en fábricas españolas. Nos gusta todo lo que pueda hacerse con las manos, lo artesano porque es lo que se crea con el corazón.